VECINOS    HOME | NOTICIAS | NOTICIA PUBLICADA EL 23 Abril, 2013
 

Chacabuco: la construcción de una historia

Comparte esta Noticia 
     

 maya«Nosotros llegamos a esta población en noviembre de 1966. Fui dirigenta del Comité Sin Casa de Conchalí, cuando Conchalí era muy grande, con los territorios que hoy corresponden a Conchalí, Independencia, Recoleta y Huechuraba.

»Bueno, Huechuraba nació después que nosotros llegamos a esta población. Nosotros para el Terremoto del año 1965, en el Salto, nos organizamos en una Junta de Vecinos que se llamó Quinta Residencial El Salto y ahí estuvo de presidente el papá de los hermanos Weibel. Él nos dio todo tipo de facilidades para organizarnos y encuestar gente que vivía en conventillos, en cités, en pasillos que eran muy malos, muy malos.

»Muchas familias eran como de diez hijos. En ese tiempo no trabajaba. Estaba recién casada. Tenía una hija no más. Me di ese tiempo de recorrer el Salto, recorrí varias calles por ahí, varias partes. Encuesté a la gente. Las incentivé para que se inscribieran en el SERVIU para que pusieran cincuenta cuotas, en ese tiempo, para las familias numerosas. De ahí nosotras seguíamos la pista. Era la operación sitio en ese entonces.

»Entonces lo primero que hice fue, con otras señoras sí, yo no estaba solita, pero conmigo a la cabeza pues era muy metida, lo reconozco, y me fui al SERVIU a ver quién era la asistente social, con quien me podía entrevistar para que me recibieran −ahí tuve muy buena acogida. Era el gobierno de Eduardo Frei Montalva, pues era un poco más abierto, como que se está pareciendo a este gobierno local, que se está abriendo a la comunidad en este periodo del alcalde Jadue−. No era tan fácil llegar, pero tuve la suerte de poder llegar. Andaba con mi hija que tendría cuatro a cinco años. Entonces me decían: ¡Por Dios, usted anda con su hija!, ¡pero si no tengo con quién dejarla, así es que tengo que andar con ella! Optaban por atenderme, y me hacían pasar altiro.

»Me daban facilidades y logré traer gente para el sector uno, acá, y lo logré para el sector tres que es más allá y aquí nosotros llegamos hasta el primer sector con casas semiconstruidas. No había agua, no había luz. Como dije, las casas estaban semiconstruidas y nosotros empezamos a arreglarlas, a ponerles cielo, división, piso y lo primero que hicimos fue trabajar por tener luz y agua; si no teníamos, y había que ir a Rosende, más allá, a buscarla en una llave que había y en la que nos regalaban el agua. Primero nos entregaron 176 casas y ahí caí yo.

»Todo esto era pelado y no había nada de nada. El sector dos y tres era todo pelado; pero nosotros lo primero que hicimos fue conseguirnos el plano en el SERVIU y en el plano figuraban: el liceo Carrera; los parvularios para construirse; las cantidades de casas que tenían que construirse a posterior y nosotros nos organizamos con otros Comités de Conchalí, de Independencia… no nos conocíamos; pero aquí nos conocimos después y empezamos a luchar por traer la locomoción adentro, por traer la construcción, por conseguir urbanizar los sectores uno y dos; que les pusieran agua y luz y que les pusieran las mediaguas para que el resto de la gente empezara a llegar; pues por mucho tiempo la gente estuvo en mediaguas mientras se lograban estas construcciones como las de aquí en donde estamos.

»Costó mucho que lográramos la construcción de La Chacabuco 2; pero, sí se logró cuando estuvo el presidente Allende nuestro presidente Mártir. Cuando salió Allende en 1970, estábamos ya luchando para que esto se construyera. En 1973 estaba ya esto terminándose cuando pasó lo que pasó, faltaba muy poquito; pero igual las señoras, los pobladores, regularizaron sus problemas, sus casas y vino después también el tipo de autoconstrucción.

»Chacabuco 3, era otra organización. Se organizó un grupo grande y empezaron ellos a construir sus casas con materiales que les proporcionaba el SERVIU. Ellos, después de sus trabajos, formaban cuadrillas donde participaban hombres, mujeres, niños, toda la familia, levantando todos sus casas que por ese motivo les salieron más baratas y les reconocieron su obra de mano por la cual habían luchado también.

»Es muy larga la historia de esta población. Esta fue también una lucha muy grande apoyada por diputados. Estuvo siempre presente Gladys Marín, Laurita Allende nos acompañó mucho en estas poblaciones y no solamente aquí, sino que también para otros lados. Es por eso que nosotros tenemos que hablar de ese tiempo. Nosotros no salíamos dos o tres: salía la población en marcha por Recoleta, llegábamos a Serrano caminando y de arriba nos miraba la Gladys con el ministro y yo subía. Siempre andaba a la cabeza con Enrique Pérez y otros dirigentes más. De arriba nosotros le hablábamos a la gente de abajo que estuviesen tranquilitos que ya bajábamos. Así fue la lucha de nosotros: fue larga, fue bonita, fue una experiencia muy linda. Logramos que se construyera esta población; la autoconstrucción, muchas cosas, con mucha gente.

»Llegaron representantes de todos los partidos políticos a los que también hay que meterlos, pues nosotros somos pobladores, pero también somos políticos. Practicamos la política social. Nos juntábamos con los demócratacristianos, con los comunistas, con los socialistas, con los independientes, con los que no entendían nada… Arriba todos. También había un dirigente que era muy guapo para trabajar: Pedro Solís. Peleábamos por otras cosas; pero lográbamos cosas, y eso era lindo.

Hasta el día de hoy estoy en la pelea. No me dejo estar. Recorro la población todos los días. Veo mis conocidos, mis amigas. Muchos viejos se han muerto y cuando me encuentro con sus hijos me dicen: ¡Hola señora Elena! ¿Como está?… ¡Aquí estoy!… Les contesto ¡Ahora veo muy poco; pero ustedes me tienen que saludar. Los vi chicos, pero ahora no los reconozco por mi vista que me falla! Eso es una cosa muy linda para mí. Miro para atrás y mucha gente me dice: ¡No hay que hablar del pasado, eso ya pasó!… ¡No, hay muchas cosas que nosotros debemos darle el valor que tienen!…Yo tengo una hija, ella también trabajó en talleres infantiles en los momentos más difíciles en esta población. Mi hija, mi yerno, y muchos jóvenes más que ahora son profesores, están casados, con hijos, se han ido a otras partes a trabajar, es muy lindo, muy lindo… A Juan Pasten, lo conocimos jovencito. El fue compañero de colegio con mi hija.

¿Podría hacerme una diferencia de su época, con esta época? ¿Cómo es la juventud hoy?

«Usted sabe que venimos de un sistema largo, donde la juventud se echó a perder. Nosotros lo vemos aquí a diario: La droga. La droga es muy temerosa. Da pena cuando uno ve gente, jóvenes también, niños chicos que los ve en el colegio bien, y los ve por ahí metidos en el vicio. Es triste para nosotros eso; pero, así es el sistema. El sistema que está así. Sin embargo, ahora estoy notando que hay un poco de tranquilidad, pues cerca de mi casa también la hay y en todos lados, en forma clandestina está la venta, uno se da cuenta; pero los Carabineros no hacen nada. No tendrán el poder para controlar eso; pero no sé, no hacen nada, no hacen nada. Pero ahora se nota que están más tranquilos. Ahora, cuando uno sale de compras, ya no se notan esos grupos que había. Como que se han retirado un poco. No se si estarán trabajando. Pero, yo los veo como que han ido disminuyendo. Cuando andaba Daniel en las poblaciones, trabajando para su candidatura la gente opinaba que veían como que aquí, si gana, tiene que haber un cambio. Que bueno, pues los de antes no hacían nada. Eso me lo decían a mí. Como ejemplo de eso que estamos hablando, es esto mismo que estamos viendo. ¿Cuándo se había hecho esto en todos los periodos de la derecha? ¿Cuándo?… ¡Nunca!… Se reunían en cuatro paredes con alguien que los apoyaba, regalando anteojos que la gente no usa. Regalando cositas, pequeñeces, embelesando a la gente; pero nada como esto. Fíjese que esto, este operativo lo encuentro fantástico. Hay aquí de todo, están todos los servicios del Municipio.

»Personalmente trabajo con un grupo de mujeres, siempre lo he hecho. Hoy hay muchas que ya han fallecido y las he sentido mucho, pues ellas también luchaban a parejitas conmigo. Pero yo era la más rebelde pues me atrevía a pelear, a hablar, en fin. Las otras señoras eran más calladas.

Las mujeres nos hemos ganado un espacio aquí en las Chacabuco, también en la Aránguiz. Después, en las tomas que se produjeron para los sectores de Huechuraba, la Pincoya, etc. Se llenaba, se desocupaban y se volvían a llenar otra vez, con gente de todas las zonas; pues hay gente de Independencia, de Renca, de Santiago. Fueron tomas muy lindas y a la cabeza la diputada Gladys Marín y nosotras las pobladoras. A la Luzmenia Toro la conozco desde chica. Ella sabe de las historias mías y yo sé la historia de ella. Apoyamos mucho a la gente que ya no tenía casa para que ellas tuvieran y de ahí se fue mucha gente a la Ángela Davis, a Escritores de Chile y muchas otras, pues trabajamos con el regidor Exequiel Espinoza. Nosotras trabajamos por él para que fuera nuestro primer regidor.»

Por, Sergio Astudillo.

                     
Síguenos a través de nuestras redes sociales        
Facebook
/MunicipalidadDeRecoleta
  Twitter
@Muni_Recoleta
  Instagram
municipalidadrecoleta
  Youtube
/RecoletaalDiaTV
                     
 
   
Municipalidad de Recoleta • Avda. Recoleta N°2774 • RECOLETA SOMOS TODOS • 2012-2020 | Política de privacidad